¿Qué es y cómo funciona el ABS?

Una tecnología que impide que las ruedas de una moto se bloqueen en caso de frenada brusca o de emergencia.

Cuando una rueda se bloquea y deja de girar, y el neumático comienza a derrapar sobre el asfalto, se pierde la adherencia con el suelo y con ella la capacidad de frenado. De nada sirve que sigamos actuando sobre el freno, si una rueda está bloqueada y derrapando si mantenemos el freno apretado sólo conseguiremos empeorar la situación y evitar que esa rueda vuelva a tener tracción.

El ABS mejora las distancias de frenado, pero además en el caso de las motos es un sistema de seguridad que evita una posible caída. ¿Cómo funciona? Cuando al frenar en moto una rueda queda bloqueada ya que no mantiene su agarre con el asfalto esa rueda pierde capacidad de frenado y puede seguir deslizando sobre el asfalto alargando la distancia de frenado. Por ello, y para que la rueda vuelva a tener agarre y pueda ralentizar el ritmo de la moto al agarrarse al asfalto, el ABS libera automáticamente el freno de la rueda bloqueada, para que vuelva a girar y recuperar la adherencia, y entonces devuelve la presión para que el freno recupere de nuevo su función. Así, un ABS funciona produciendo pequeños impulsos sobre el freno que, dicho así, lo desconecta durante un sólo instante para volver a conectarlo cuando la rueda recupera su agarre.

Por eso, cuando frenando el ABS entra en acción notamos en el freno, ya sea en la mano o en el pie, pequeñas pulsaciones que indican que el ABS está actuando. Seguiremos frenando con toda normalidad y con la intensidad necesaria, y será el ABS el que automáticamente gradúe la presión para que las ruedas recuperen su adherencia con la carretera. Así, como ni la rueda trasera ni la delantera podrán derrapar en caso de frenada, el riesgo de caída se reduce y la distancia de frenado se recorta notablemente.